¿Qué decisión tomará la Conmebol?

Federico Schnaider

¿Qué decisión tomará la Conmebol?

En la sede de la casa madre del fútbol sudamericano se llevará a cabo un encuentro donde los micrófonos y las cámaras secretas no serán bienvenidas. En Asunción (Paraguay), donde se encuentra el centro de mando de la Confederación Sudaméricana de Fútbol (Conmebol), se llevará a cabo la reunión entre Daniel Angelici (Boca), Rodolfo D´onofrio (River Plate) y Alejandro Domínguez (Conmebol).

A las 10 de la mañana de este martes, tendrá comienzo la cumbre que intentará tomar una decisión respecto a los pasos a seguir luego del fin de semana de escándalo que vivió el fútbol sudamericano, en el intento fallido por disputar la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca Juniors. 

Se espera que la comitiva xeneize haga una presentación formal para que el partido se de por concluido y el club de la Ribera sea proclamado ganador; en la vereda de enfrente, los Millonarios están convencidos que el partido de vuelta se va a disputar, en Argentina y con público y desestiman la desclasificación del torneo. 

Lo sucedido en 2015, cuando la parcialidad de Boca arrojó gas pimienta a los jugadores de River y resultó en la eliminación del equipo de la Copa Libertadores, es  el principal argumento tomado por Daniel Angelici y el equipo asesor del club.

Los trasfondos de este partido, los pedidos desesperados por disputar sí o sí el Superclásico y la falta de toma de decisión, acaban por desnudar un 2018 de olvido que sufrió la Conmebol. Esta edición se vio manchada por los casos de “mal inclusión de jugadores” debido a que la Confederación tuvo falencias en los cómputos de las tarjetas amarillas y sus respectivas sanciones.  

Central quiere sonreír en el Gigante

Federico Schnaider

Central quiere sonreír en el Gigante

Un duelo que pasará desapercibido, no sólo porque los equipos que se enfrentarán no son animadores del torneo, sino porque gran parte de la agenda la está ocupando la fallida final de Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate. En el encuentro postergado de la fecha 7, Rosario Central (16º) recibirá en el Gigante de Arroyito a San Martín de San Juan (22º). Será desde las 21 horas de este martes.

El anfitrión del cotejo viene de conseguir un triunfo de suma importancia, tanto para la tabla de posiciones como para la tabla de los promedios. Los dirigidos por Edgardo Bauza cumplieron con uno de los mejores rendimientos de la temporada, tras vencer, en condición de local, a Estudiantes de La Plata.

El hecho de no saber la fecha para disputar la final de la Copa Argentina lleva al técnico canalla a no especular, y a jugar con lo mejor que tiene en su plantilla. En relación al partido ante el Pincha, Néstor Ortigoza y Óscar Cabezas volverán al once titular , relegando al banco a Emmanuel Ojeda y a Marcelo Ortíz. De esta forma, y a pesar de tener algunos jugadores al límite de lo físico, El Patón dispondrá de su “once ideal”, que comenzó el torneo ganando cuatro partidos consecutivos.

Germán Herrera no está disponible para el choque y será preservado de cara a la final (@carcoficial)

En la vereda de enfrente, directo desde la región de Cuyo llega el Santo Sanjuanino, que bajo la gestión de Ruben Forestello, se encuentra en la lucha por alejarse de los últimos puestos de la tabla de promedios. Con el cambio de entrenador a mitad de este semestre, el equipo ha logrado resultados valiosos, como el conseguido la semana pasada ante Gimnasia y Esgrima La Plata, que le permitió ubicarse por encima de Belgrano de Córdoba -último equipo que estaría descendiendo si el torneo termina hoy-.

Respecto al partido disputado en La Plata, Shaggy Forestello llegará a Rosario con los mismos once que consiguieron el 2-0 ante el Lobo. La delegación llegó a territorio santafesino en horas de la mañana de este lunes.

Los elegidos por Forestello para la travesía en Rosario (@CASanMartinSJ)

El historial entre ambos clubes no es muy extenso. En Primera División, se enfrentaron en nueve ocasiones, con cuatro triunfos para Central, uno para San Martín (SJ) y cuatro igualdades. La última vez que se vieron las caras en el Gigante de Arroyito fue en el Campeonato 2015, cuando el anfitrión, dirigido por Eduardo Coudet, venció por 2-1 al Santo, que era dirigido por Pablo Lavallén.

Misión imposible para Newell´s

Federico Schnaider

Misión imposible para Newell´s

Ocho meses, 266 días, 38 semanas. Es lo que duró el ciclo de Omar De Felippe al mando de Newell´s Old Boys. Tras la caída ante Aldosivi en Mar del Plata, presentó la renuncia en conferencia de prensa; el entrenador se mostró abatido luego de irse al entretiempo en desventaja. “Nos vamos con mucho dolor, pero es la mejor decisión”.

Una Comisión Directiva acéfala de Presidente, que hoy parece encabezada por el vicepresidente Cristián D´Amico, se encuentra en la tarea de encontrarle un reemplazante al DT saliente y de levantar un presente preocupante; los números en la tabla de posiciones condenan al equipo a sufrir con los promedios y las flojas actuaciones del plantel no dan respuestas para revertir la realidad. 

Las primeros nombres que empezaron a resonar en el Parque Independencia parecen alejados de la realidad que vive la institución. Sebastían Becaccece, de buen presente en Defensa y Justicia y, Eduardo Domínguez, reciente técnico de Colón, son las aspiraciones de la CD. Las pretenciones económicas de ambos candidatos harían insostenible una propuesta firme.

De Felippe admitió que acabó por decidir su decisión en el entretiempo del partido que el rojinegro cayó derrotado por 1-0 ante el Tiburón de Mar del Plata. ” El primer tiempo no me gustó para nada y la decisión es esa. Esto nos viene pasando hace mucho partidos, nos vamos siempre perdiendo. Cuando vi al equipo, en el entretiempo tomé la decisión”.

En estos meses como entrenador, el plantel estuvo lejos de mostrar una imagen de equipo y, cada partido, era diferente. Cada partido fuera de Rosario resultó un dolor de cabeza para el equipo, lo cual fue determinante para la decisión del entrenador que, hace varias fechas venía siendo cuestionado por la prensa.

Un 26 de noviembre de 2017, la Lepra consiguió su último triunfo en condición de visitante; fue cuando Juan Manuel Llop era técnico y en la previa del clásico metió un batacazo al vencer al River de Marcelo Gallardo. Desde aquel día, el equipo cosechó 13 derrotas y 2 empates. Y este  atenuante de no poder triunfar de visitante se vió agudizado con la derrota reciente en el clásico rosarino por Copa Argentina, donde Rosario Central venció y eliminó a Newell´s por 2-1.

Hector Bidoglio, entrenador de la reserva, será quien se haga cargo del primer equipo en los últimos dos compromisos de la Superliga Argentina. 

Fernando Gamboa y Pablo Lavallen aparecen en el final de la lista de pretendientes.

 

¿Tiembla el ciclo Bauza?

Federico Schnaider

¿Tiembla el ciclo Bauza?

Tras la derrota ante Atlético Tucumán, Edgardo Bauza señaló que los ocho partidos que el equipo lleva sin ganar y las flojas actuaciones de sus jugadores “no preocupan”; tres fechas atrás, en Paraná, remarcó que su contrato tiene vigencia hasta mediados del 2019 y que lo respetará. Pero los resultados se convirtieron en tiranos del fútbol moderno y los días del Patón estarían contados al frente de Rosario Central.

Un comienzo soñado se transformó en una realidad que condena; y es que los números que acumula el Canalla en esta Superliga, preocupan de cara a las próximas temporada y es por eso que desde el seno de la Comisión Directiva, se estaría evaluando prescindir de los servicios del ex entrenador de la Selección Argentina, una vez que finalice la participación de Central en Copa Argentina -se encuentra en semifinales-.

Los ocho partidos sin triunfos, el bajo nivel futbolístico de los jugadores y la falta de autocrítica estarían apuntalando los cimientos del Patón en el banco auriazul. Por el momento, su preocupación pasa por lograr que sus dirigidos logren acceder a una nueva final en el certamen federal. 

Eduardo  Domínguez, quien hasta ayer era director técnico de Colón de Santa Fe, comienza a seducir a una dirigencia que se encuentra en apuros de cara a la temporada 2019-20 en cuanto a los promedios.

 

Newell´s mereció más bajo el agua

Federico Schnaider

Newell´s mereció más bajo el agua

Rosario.- Uno de los primeros objetivos propuestos por Omar De Felippe en la previa del partido, había sido lograr los 12 puntos que le restan por jugar a su equipo. A las 19.15 de este lunes lluvioso afrontó el primero de los cuatro desafíos.  Ante Defensa y Justicia, uno de los equipos revelación de la Superliga, empató en cero y malogró una oportunidad de sumar como local. Por momentos, Newell´s mereció llevarse la victoria, pero ambos arqueros ahogaron cualquier posibilidad de festejo. 

Un día pasado por agua y un campo de juego que soportó cada minuto de partido; el público acompañó en gran medida y el equipo demostró un nivel de fútbol superior al de partidos anteriores. En la primera etapa, la jugada más destacada fue a favor de la Lepra, que logró cortar los circuitos del Halcón de Varela y preocupar a la defensa. 

Con la larga sequía goleadora de Luis Leal, el equipo comenzó a buscar un aporte más incisivo en los pies de los volantes con mayor llegada a los últimos metros; uno de ellos, Joel Amoroso, fue quien tuvo en sus pies la situación más peligrosa del primer acto. Tras una jugada colectiva, el volante estrelló su disparo en el palo del arco defendido por Ezequiel Unsain. 

En la otra mitad del campo, Alan Aguerre solo tuvo que intervenir en una ocasión; fue a falta de cinco minutos para el cierre de la primera parte y fue tras un disparo de Domingo Blanco. De media distancia fue la única manera en que la visita inquietó al equipo de De Felippe. 

En los últimos 45 minutos, el factor climático intentó volverse protagonista, pero, sin éxito, el fútbol se impuso y ambos equipos brindaron numerosas situaciones de gol. Alan Aguerre y Ezequiel Unsain salvaron a sus equipos caer derrotados.

Nicolás Fernández, delantero del Halcón, malogró cuatro chances netas para adelantar a su equipo, a pesar que no lo merecía. La única forma de vulnerar a la defensa rojinegra fue a través de pases filtrados con un mediocampo alejado de la última línea. A pesar de ello, el anfitrión estuvo cerca de quedarse con los tres puntos.

El ingreso de Atilio Oviedo Victor Figueroa le aportaron verticalidad al equipo; con los beneficios brindados por el terreno mojado, el portador de la 10 intentó en dos ocasiones desde la medialuna del área, pero se topó con la figura del arquero ex Newell´s. Mauro Formica , a pesar de sentir la pesadez del césped, contribuyó en el circuito ofensivo, pero sin éxito.

El cero acabó por imponerse en el marcador; por su parte, la Lepra mostró momentos de buen fútbol ante un rival difícil, y de local, pero aún le falta resolución en los últimos metros. 

Central tiene fecha para la semifinal

Federico Schnaider

Central tiene fecha para la semifinal

En la mañana de hoy, el Twitter de Copa Argentina dio a conocer las fechas de los cruces. Tal como se venía especulando, Rosario Central- Temperley se jugará el 18 de noviembre, aún sin escenario confirmado (Córdoba pica en punta); por otro lado, River- Gimnasia y Esgrima La Plata se cruzaran el 28 del mismo mes,  y podría ser en Mar del Plata.

<

 

Para ese partido, el Canalla tendrá algunas ausencias de renombre en el once titular. Matías Caruzzo, Marco Ruben podrían no estar aptos físicamente para esa fecha mientras que, Alfonso Parot, será convocado para la Selección de Chile, como parte de la fecha FIFA.

El conjunto auriazul quiere buscar una nueva final en este certamen que lo tiene como protagonista hace cinco ediciones consecutivas:

  • 2014: final ante Huracán. 0-0 en los 90 minutos y derrota por penales
  • 2015: la recordada final ante Boca y los polémicos errores de Diego Ceballos. Fue 0-2
  • 2016: una final épica ante River Plate y el fin del ciclo Coudet. Derrota 3-4
  • 2017: un año irregular en el torneo local y derrota por penales en semifinales ante Atlético Tucumán

Central se adueñó del clásico

Federico Schnaider

Central se adueñó del clásico

El clásico rosarino tiene dueño. En Buenos Aires, en Sarandí, Rosario Central volvió a hacerse dueño del partido más importante de la ciudad al vencer por 2-1 a Newell´s.  Germán Herrera abrió la cuenta y Fernando Zampedri la amplió. Joaquín Torres descontó para la Lepra, que acabó jugando con nueve.

Los temores traspasaban la pantalla, la tensión se sentía. Sarandí, la ciudad de 60000 habitantes que se dispuso para albergar un partido con miles de pasiones. En el Estadio Julio Humberto Grondona, el “Viaducto”, el clásico rosarino daba inicio a las 15:32 hs. En Rosario las calles se asemejan a la de un domingo , para observar un nuevo Newell´s- Central, Central Newell´s. El único del 2018 y el único de aquí a febrero. Los nervios y la ansiedad toman fuerza en el valor de saberse ganador o perdedor, en el valor de saberse eliminado de la Copa Argentina y de tener que esperar hasta febrero para tomarse una virtual revancha.

El silbatazo de Patricio Loustau llegó lejos y el partido se puso en marcha; en los primeros minutos, Central tomó la iniciativa. Su fútbol se solventaba con mucho esfuerzo y poca generación de juego. En la banca contraria, la impaciencia se apoderaba de Omar De Felippe, que veía que sus dirigidos habían entrado dormidos. 

La garra y el flojo nivel de juego, son características propias de este tipo de partidos: el clásico rosarino es el derbi con mayor cantidad de empates en su historial. Pero el de este jueves no admite empates. Con la intención de dar vuelta el historial negativo que acecha a la Lepra desde que el auriazul volvió a la primera división, Mauro Formica tomó la lanza y el encuentro empezó a jugarse en un solo lado del campo. 

El sector por donde atacaba Facundo Naddalín y Joel Amoroso se transformó en una carta vital para remover los problemas defensivos de los de Bauza; el flojo nivel de Federico Carrizo, permitía que la banda izquierda canalla sea vía libre. Desbordes y centros sin final, acabaron por darle cierre a un primer tiempo  la Lepra mostró más argumentos que Central para ponerse en ventaja. 

El grito de gol dijo ausente en la primera parte; las estadísticas se repiten clásico tras clásico. Newell´s aventajó en la posesión, pero a la hora de apretar el acelerador se chocaba con una pared imaginaria que lo alejaba de la chance de festejar. Mientras que Central, mostraba la misma cara que se le vió en los últimos partidos de la Superliga. Al leer entre líneas, la resolución del partido parecía encuadrarse en el gol gana.

Pero los segundos cuarenta y cinco minutos mostró una cara diferente; los gritos de Edgardo Bauza removieron los cimientos del equipo, que salió en busca de ese gol. La merma física que mostró el rojinegro se hizo sentir y relegó mucho terreno. 

Germán Herrera fue responsable de romper el silencio que circundaba al barrio de Sarandí. Una especialidad de la casa; centro de Leonardo Gil y conexión en el primer palo, para que el banco festeje al igual que media ciudad. Una situación que cambió la resolución del partido y las intenciones de cada quien. 

Con la necesidad de ir en busca de la igualdad, Newell´s dejó espacios y el Canalla lo aprovechó metro a metro. Una nueva desatención en el fondo por parte de Fabricio Fontanini, para que Fernando Zampedri eleve la diferencia y empiece a poner números finales al partido. A falta de diez minutos para el cierre, Central se adueñó del partido para nunca más soltarlo. 

Tan sólo las expulsiones que sufrieron ambos equipos le fueron dando color final a un clásico que ya se había desarmado; Federico Carrizo, por el lado de Arroyito y Hernán Bernardello y Teodoro Paredes , vieron la roja por parte de Patricio Loustau, que demostró temple a la hora de comandar un encuentro difícil, más por la pasión que por el contexto.

Joaquín Torres que, debido a una molestia y a que su equipo ya había implementado los tres cambios, caminó el último cuarto de hora del partido, decoró el marcador y puso suspenso a los cuatro minutos de descuento. El juvenil rojinegro captó un rebote en la medialuna y con la parte interior de su pie izquierdo puso el balón contra el palo más lejano de Jeremías Ledesma. 

Era la última; las cámaras enfocaron al DT Canalla señalar previo a esa jugada, que ““está jugada no es la última hasta que pite”. Finalmente llegó el festejo leproso pero sólo para decorar un resultado puesto. 

Rosario Central se hacía del pase a semifinales de Copa Argentina; Edgardo Bauza consiguió su primer triunfo en clásico como técnico del equipo; de los últimos 14 clásicos, el canalla sólo perdió uno. 

El Patón , hombre de la casa, festejó. Su característica mesura a la hora de declarar se vio reflejada en el respeto hacia el rival. En la vereda de enfrente, Omar De Felippe, abatido en cancha, enfrentó los micrófonos, desafiando a dar una decisión respecto a su continuidad tras el arribo del equipo a la ciudad. 

 

Central ya está en Buenos Aires

Federico Schnaider

Central ya está en Buenos Aires

Rosario Central y una numerosa delegación integrada por dirigentes, jugadores y cuerpo técnico, ha arribado en las últimas horas de este miércoles a Capital Federal; a menos de 24 horas para la disputa del clásico rosarino, el conjunto del Patón Bauza decidió realizar los últimos movimientos en su predio de Arroyo Seco y luego viajar a la ciudad capital.

Con una derrota que dolió, el Canalla es quien, a priori, llega con más dudas que certezas. Un equipo que no encuentra identidad y que partido a partido preocupa a sus hinchas que se sostienen en la trayectoria de Edgardo Bauza. El viaje a Paraná dejó un saldo de tres jugadores que entrenaron de forma diferenciada durante las últimas 72 horas mientras que el resto de la plantilla entrenó con normalidad. 

Fernando Zampedri, Maximiliano Lovera y Matías Caruzzo son duda hasta momentos antes de las 15:30 de este martes; con Marco Ruben totalmente descartado, el DT  se inclinaría por mantener a Germán Herrera en el sector ofensivo mientras que la presencia del ex San Lorenzo en la zaga central preocupa. 

El más reciente historial favorece al conjunto auriazul que tratará de mantener la racha; desde que Rosario Central volvió a la primera división, solamente perdió uno y empató dos. Pero este de Copa Argentina será el primero entre ambos. 

Edgardo Bauza , que nunca pudo triunfar en un clásico rosarino como técnico, sabe que “este va a ser un partido intenso”, pero que no es un condicionante para su continuidad.

La ‘Lepra’ siente el clásico

Federico Schnaider

La ‘Lepra’ siente el clásico

Tan solo 24 horas restan para la llegada de un partido del que nadie quiso hacerse cargo: El Clásico rosarino. Newell’s Old Boys, uno de sus protagonistas, se adelantó y arribó a Buenos Aires en horas de la tarde del martes. El plantel se encuentra alojado en un hotel de Sarandí, cercano a la zona de estadio de Arsenal; Omar De Felippe aún no ha dado signos de cuál será el once titular.

Llega más aireado que el rival eterno; el victoria conseguida el pasado lunes, en el Coloso del Parque, fue el envión anímico clave que permite ilusionar al bunker leproso. Un 2-0 ante Argentinos, con mayoría de suplentes y con toda la gente anticipando la procesión al encuentro más importante de la ciudad. Tras el partido, la prensa aguardaba ansiosa algunas pistas del equipo que formará mañana, pero el ex entrenador de Vélez se guardó todo.  

Hace una semana, el DT dejó en claro que no hay presiones que lo intimiden y que este partido no lo pondrá en la cuerda floja. A pesar de ello, los hipotéticos nervios hacen que mantenga la formación bajo la manga. Las principales dudas radican en la defensa, donde aún ha definido quien será el ladero de Fabricio Fontanini en la zaga central; Stefano Callegari o Teodoro Paredes.

La práctica desarrollada ayer en el predio de perteneciente a Boca Juniors transcurrió con total normalidad; en el alojamiento rojinegro, De Felippe recibió a la prensa y manifestó que duelos como el de mañana “son partidos cerrados, excepto que haya errores que te obliguen a que se abra rápido y tener que exponerte”

 

Central suma desilusiones

Federico Schnaider

Central suma desilusiones

Foto: El Ciudadano

Paraná. -A falta de cuatro días para el partido más importante del año, Rosario Central visitó el Estadio Presbítero Grella con el objetivo de recuperar la imagen de las últimas semanas.  Lejos de ello, Patronato plantó bandera y volvió a dejar las evidencias del conjunto rosarino que cayó por 2-1 en tiempo de descuento. Facundo Barceló fue el heroé del Patrón; Germán Herrera marcó el empate transitorio, y es candidato a la titularidad.

El elenco local impuso su condición rápidamente; unos segundos después de los ocho minutos, Matías Caruzzo hizo un despeje en falso y facilitó las tareas para la figura de la tarde: Facundo Barceló. El balón cayó en el área chica y sólo tuvo que poner el pie para vencer a Jeremías Ledesma, preso de la ventaja del delantero. La frustración envolvió al equipo de Edgardo Bauza, que aprovechó el parate por el calor para aclarar los tantos y recuperar el orden que el plantel perdió desde el comienzo. 

Al Patón no le pesó la cercanía del clásico y decidió repetir el once titular que empató en La Bombonera, pero eso no fue de fiar para el.  La desorientación llevó al Canalla  a generar tan sólo una llegada de gol en los primeros cuarenta y cinco minutos; Alfonso Parot estrelló un disparo en el poste izquierdo de Sebastían Bertoli. 

El grito de mando se hizo presente en el entretiempo y Central volvió a empardar el trámite. A los 38 segundos de comenzado la segunda etapa, Germán Herrera sumó un tanto más en su cuenta goleadora. A pesar de su ausencia en el once habitual, es el goleador de la “era Bauza” y del año, encima de Marco Ruben y Fernando Zampedri quienes mermaron su rendimiento este año.

Pero la euforia de ese gol tempranero no significó nada; Bauza hizo los cambios de costumbre (Andrés Lioi, José Luis Fernández) y la eficacia no hacía efecto. Con el sostén de Leonardo Gil en el mediocampo, el Canalla se volcó en campo contrario durante gran parte de la segunda etapa, pero el desequilibrio que ello genera, hace que el equipo sufra más de la cuenta.

Cuando todo se disponía para terminar en empate, apareció el villano. El mismo nombre. Facundo Barceló se sorprendió, sólo, a los 47 minutos del segundo tiempo, de aparecer en el área para poner la cabeza y dejar los tres puntos en casa. Una jugada que dejó polémica pero que no salvaguarda los errores del equipo rosarino.

Edgardo Bauza , cabizbajo e incrédulo, señaló que este era el partido que esperaban, pero que el infortunio formó parte del partido. Su equipo hace seis partidos que no conoce la victoria por Superliga y, el golpe de KO del final, puede afectar el ánimo del equipo de cara al clásico.

El único que está prácticamente descartado es el capitán, Marco Ruben, quien ha sufrido una sobrecarga; Maximiliano Lovera fue preservado y tiene chances de ser titular el próximo jueves.